Cómo trabajamos

El inicio de la terapia comienza con una primera cita, para conocer la necesidad de atención psicológica que presenta la persona. En las posteriores sesiones se fijarán los objetivos terapéuticos y el planteamiento del tratamiento que se llevará a cabo. El ejercicio terapéutico es una dinámica de trabajo en equipo entre el terapeuta y la persona, en el que ambos van tomando decisiones en el avance de este tratamiento.

Los objetivos principales en Mirall Psicología son lograr el autocuidado saludable, aprendiendo a valorarnos, darnos tiempo de calidad, ajustar la implicación en las responsabilidades sociales y laborales, a la vez que disfrutamos del tiempo libre.

Actualmente, nuestro protocolo sanitario de limpieza y protección ante el COVID es riguroso. Trabajamos con espacios ventilados, pantallas de protección, mascarillas, mantenemos distancia de seguridad, y tenemos geles hidroalcohólicos a disposición de los usuarios. Desinfectamos las superficies después de cada sesión. También ofrecemos a nuestros usuarios mascarillas gratuitas en caso de necesidad. Como sanitarios estamos implicados en el cuidado y la protección mutua.
 

Metodología Mirall

La psicoterapia que ofrecemos en Mirall Psicología, es una fusión de varias orientaciones y metodologías psicológicas, como la terapia cognitiva conductual, terapia sistémica, mindfulness, IFS (sistema interno de familia), técnicas proyectivas: caja de arena, PlayMobil…, PNL (programación neurolingüística), Coaching y EMDR.

¿Qué es EMDR?

EMDR es un abordaje psicoterapéutico, en el que se trabaja el malestar que presenta la persona en la actualidad, entendiendo que este malestar está condicionado por experiencias vividas anteriormente, en las cuales, se han instalado aprendizajes desadaptativos. Procesar estas experiencias y reaprender otras alternativas de afrontamiento, es el objetivo principal de tratamiento. En las palabras de Francine Shapiro, (Doctora en Psicología y descubridora de la terapia EMDR) esto significa que lo que conseguiremos al procesar estas experiencias será:

-Una reducción de los síntomas
-Cambio en las creencias, transformándolas en creencias mas adaptativas
-Mejor funcionamiento y manejo emocional en la vida cotidiana.

En el proceso EMDR el paciente y el terapeuta identifican las experiencias que guardan relación con el foco de tratamiento relacionado con la sintomatología y creencias asociadas. Se describen dichas creencias y se acompaña al paciente con estimulación bilateral (movimientos oculares o diferentes formas de estimulación bilateral). Durante ese proceso pueden aflorar y ser manifiestas sensaciones, emociones y creencias que van procesándose a lo largo del ejercicio.

La estimulación bilateral puede ser:
- Visual (movimiento ocular): el paciente mueve los ojos de un lado al otro guiado por el terapeuta
- Auditiva: el paciente escucha sonidos alternados en ambos oídos, con ayuda de unos cascos o auriculares
- Kinestésica: el terapeuta golpetea suavemente y en forma alternada sobre las manos, los hombros o las rodillas del paciente.
También se trabaja con autoestimulación kinestésica, guiada por el terapeuta, lo llamamos abrazo de mariposa. El paciente coloca sus brazos en cruz, y da golpecitos en sus hombros, siguiendo el ritmo que va marcando el terapeuta.
Esto facilita la conexión entre los dos hemisferios cerebrales logrando el procesamiento de la información y la disminución de la carga emocional.

Con este abordaje trabajamos en tres vertientes, pasado, presente y futuro de la vida de la persona:
1. Experiencias de vida temprana
2. Experiencias presentes estresantes o que causan malestar
3. Anticipaciones y/o conductas deseadas en el futuro

La terapia EMDR es aplicable a cualquier grupo de edad, niños, adolescentes y adultos, aunque la metodología puede ser diferente en función de la edad, así como los materiales de aplicación en las distintas sesiones.

Para más información: https://www.emdr-es.org/
 
 
 
 

Podemos ayudarte.

Un equipo profesional a tu servicio.
 
¿TE AYUDAMOS?